Borrar
Segundo Píriz posa con un ejemplar de su libro. CEDIDA
Segundo Píriz, condensa sus años en la UEx y en la CRUE en 'Memorias de un rector'

Segundo Píriz, condensa sus años en la UEx y en la CRUE en 'Memorias de un rector'

La obra cuenta con el prólogo del exministro de Educación Cultura y Deporte Iñigo Méndez de Vigo, con quien trabajo en la etapa de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, y ha sido editado por el profesor de Historia Contemporánea de la UEx Alfonso Pinilla

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 23 de julio 2020, 10:15

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Segundo Píriz Durán, nació en 1963 en Villanueva del Fresno, estudió Veterinaria en la Universidad de Córdoba, donde además se inició en la docencia y la investigación.

En 1986 se incorporó a la Universidad de Extremadura como profesor asociado logrando en el año 2000 una Cátedra de Universidad, del Área de Conocimiento de Sanidad Animal, en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura.

Durante siete años ha sido Vicerrector de la UEx y durante ocho Rector de dicha Universidad, siendo además durante dos años presidente de la CRUE Conferencia de Rectores de Universidades Españolas.

-¿Cómo surge la idea de este libro?

- La idea surge porque quería dejar constancia de mi paso por el Rectorado de la Universidad de Extremadura, han sido años muy intensos, en un periodo difícil desde el punto de vista económico. Prácticamente me tocó vivir toda la crisis económica, pero a pesar de eso creo que hicimos una buena gestión que explicamos al claustro de profesores de la Universidad en julio de 2018. Ese año hicimos un resumen de los ocho años que estuvimos coordinando el Gobierno de la Universidad de Extremadura.

Creo que se hicieron bastantes cosas con las ideas muy claras para el progreso de la Universidad en la línea de la modernidad, en la línea de la internacionalización, en la línea de que nuestros estudiantes tuvieran más y mejores prácticas, para que entraran en contacto con la sociedad y a trabajar a través de más de 5000 convenios que hicimos con empresas y particulares.

También quería reflejar el trabajo realizado al frente de CRUE, Conferencia de Rectores de Universidades Españolas. Fueron dos años muy intensos y quería dejar constancia de ese trabajo, porque las cosas si no se ponen por escrito se olvidan, y ese trabajo no me pertenece a mí porque es el trabajo de toda la comunidad universitaria.

-Para la realización del libro ha contado con la colaboración del profesor de Historia Contemporánea de la UEx Alfonso Pinilla, ¿Qué labor ha desarrollado?

-Hablé con el profesor Pinilla con el que tengo una especial buena relación, bueno tengo una buena relación con todos los profesores de la Universidad de Extremadura, no hay que olvidar que salí dos veces elegido rector, pero con él tenía una especial buena relación.

Reunía el perfil de la persona que yo quería que escribiese el libro, siempre hemos tenido mucha empatía y una gran afinidad en muchos temas, y nada hablé con él y le comenté que quería escribir un libro que recogiese los años del Rectorado y alguna experiencia personal.

Yo había ido recopilando desde el inicio del Rectorado todos los discursos, todos los actos importantes a los que había asistido y una gran cantidad de fotos, por tanto, teníamos material más que suficiente para hacer un libro, y él me dijo que sí que aceptaba el reto.

A partir de ahí hizo todo el trabajo de recopilación y reestructuración del material y de todos los documentos y además me hizo una entrevista de varias horas para realizar el primer capítulo del libro.

Lo ha hecho muy bien y me gusta mucho el resultado final, es un libro de 200 páginas, aunque si hubiéramos querido hubiéramos podido hacer un libro más amplio porque había material de sobra.

Yo quería dejar constancia de que ahí ha estado el trabajo de muchas personas que han buscado el progreso de la Universidad, que creo que en buena medida y a pesar de las circunstancias, se ha conseguido cumpliendo el objetivo.

-¿El prólogo ha sido realizado por el exministro de Educación Cultura y Deporte Iñigo Méndez de Vigo, por qué él?

-Es una de esas personas que te encuentras cuando estás en las instituciones y que parece que son buenas y luego compruebas que efectivamente lo son. Recuerdo que cuando salí elegido presidente de la CRUE en octubre de 2015 en Madrid, me llamó esa misma noche desde Bruselas y me dijo que se ponía a mí disposición para trabajar a favor de las Universidades.

Sonó muy bien, pero yo no sabía si eran solo palabras, en esos años al frente de la CRUE vi que no fueron sólo palabras, sino que era verdad. Hicimos muchas cosas juntos algunas de las cuales se recogen en el libro, fue una persona con la que tuve siempre un trato muy cordial. Al fin y al cabo, ha sido ministro del Gobierno de España con las competencias de la Universidad, además de portavoz del Gobierno y para mí era la persona idónea para hacerlo y cuando se lo propuse aceptó encantado y creo que ha hecho un prólogo muy bonito.

-El libro está estructurado en cuatro capítulos, ¿no?

-Sí, el primer capítulo es esa entrevista personal donde describo desde mi niñez en el pueblo hasta que terminamos el Rectorado en 2019, el segundo capítulo se llama 'Reflexiones sobre la Universidad', son reflexiones de la Universidad en general y de la Universidad de Extremadura en particular extractadas de varios discursos que escribí, (la mayoría de los discursos los improvisaba porque tenía las ideas muy estructuradas después de muchos años de experiencias y de rodaje y las ideas fluían solas) aunque en función del contexto también he escrito los discursos.

El tercer capítulo hace referencia a la Universidad de Extremadura y son los avances principales que se han hecho a lo largo de estos ocho años, en los que a pesar de la crisis teníamos las ideas claras y desde nuestro punto de vista hemos conseguido bastantes avances.

El cuarto y último capítulo es un anexo documental donde hay artículos que hemos publicado tanto en la prensa regional como el Diario HOY y el Periódico Extremadura y en la prensa nacional en El país o ABC, ahí también está la comparecencia en el Congreso de los Diputados de julio de 2017.

¿Qué capítulo destacaría y por qué?

Bueno la parte más íntima está en el capítulo primero dónde hablo de mi experiencia personal, creo que pueden interesar más el resto de los capítulos por qué son ideas generales o formas de ver la Universidad. En uno de los apartados del segundo capítulo se puede ver la Universidad del siglo XXI dónde ya se anticipa todo el tema virtual y online, sin que hubiese llegado el coronavirus, por qué no decirlo, ahora es fácil pero antes de irme ya habíamos trabajado en esa línea. En el tercer capítulo se recoge la obra colectiva, el trabajo de toda la comunidad universitaria y su lucha por conseguir avances importantes. Y la comparecencia y los artículos de prensa también son importantes, a mí me gusta todo.

-¿Si pudiera volvería a ser Rector?

De la vida pasada sólo se puede sacar la parte positiva, yo no me arrepiento en absoluto de haberlo sido, seguramente hubiera vivido más cómodo habiéndome quedado de catedrático en la Universidad, dónde ya sabía las reglas de juego y tenía claro que era lo que tenía que hacer en el campo de la docencia y la investigación. Pero como persona ha sido muy enriquecedor haber sido primero Vicerrector durante siete años y luego Rector durante ocho, me ha posibilitado conocer a una cantidad de personas en España, que hubiese sido imposible desde otro punto de vista, y una cantidad de Universidades extraordinarias. En el mundo he conocido una cantidad de países y Rectores de Universidades, que tampoco hubiese conocido. Por lo que la visión que pueda tener de la Universidad y de la vida no la hubiese tenido, de no haber sido Rector, por lo tanto, el balance es tremendamente positivo.

-¿Es este su segundo libro?

A lo largo de este tiempo he publicado artículos científicos, y sí se puede decir que este es el segundo, aunque el otro no tiene nada que ver pues trata de microbiología y es para la docencia de los estudiantes.

-¿Cuál es su labor actual?

Sigo siendo Director Académico Internacional de Planeta Formación y Universidades, así como, Presidente Institucional de Metared, que es una Red Colaboradores de Tecnología de la Información de las Universidades Iberoamericanas. pero la mayor parte del tiempo la dedico aquí en Barcelona a llevar, la Coordinación Académica de 20 instituciones que en este momento mueve más de 100.000 estudiantes cada año pertenecientes a más de 100 países.

-En el estado de alarma los docentes y los alumnos han tenido que reinventarse con las tecnologías y las clases online, ¿Qué parte positiva le ve a esto?

-Es evidente que esta época del coronavirus y post coronavirus lo que va a hacer es acelerar una tendencia que ya se estaba produciendo a nivel mundial, también en las Universidades.

La tecnología de la información está cada vez más presente en la docencia, la mayoría de los estudiantes en todo el mundo son presenciales, pero el porcentaje de estudiantes que lo hacen online va creciendo año tras año. Es verdad que los estudiantes presenciales son un perfil distinto al de los estudiantes online, los presenciales suelen llegar a la Universidad con 18 años son estudiantes de primera intención, mientras que el estudiante online, por regla general, es más el estudiante que empieza a ir a la Universidad con 25 años o que quiere hacer otra titulación.

Al final se cogerá lo mejor de cada uno de ellos, hasta el presidente actual de la CRUE está diciendo que para el año que viene la enseñanza será semipresencial, a ver cómo está todo en septiembre que esperemos que esté lo mejor posible por el bien de todos.

-¿Como investigador y veterinario sigue de cerca la evolución de las vacunas para el COVID?

-Tuve la suerte de vivir la investigación, como todo en mi vida, con una gran pasión y mucha intensidad, fruto de aquellos años (entre otras cosas) fue una patente para una vacuna veterinaria, aunque mi campo no era la virología sino la bacteriología. Es una etapa feliz de mi vida, pero ahora no tengo tiempo para estar en el laboratorio e investigar. Le deseo a todos los investigadores que están en este trabajo lo mejor, porque se están jugando la salud de muchos millones de personas. Por lo que estoy leyendo las cosas van por buen camino y tendremos en un tiempo razonable esa vacuna que impida que sigan muriendo muchas personas.

-Por último, ¿Qué papel han tenido los veterinarios en la crisis frente al COVID?

-Creo que los países en los que ha habido veterinarios en los comités de crisis éstas se han solucionado mejor. El veterinario tiene una función fundamental a nivel de salud pública, hay que tener en cuenta que la mayoría de las enfermedades infecciosas que afectan al hombre y a los animales son zoonosis, enfermedades que se transmiten del animal al hombre o viveversa y por lo tanto aquí el papel en el concepto de una salud, en el que se mete la salud del hombre y del animal el papel del veterinario es fundamental.

Han debido de tener un mayor protagonismo que el que han tenido, que realmente ha sido muy poco, a nivel nacional creo que solo Andalucía y Castilla León le han dado suficiente protagonismo.

También he echado en falta más voces críticas dentro de la formación veterinaria dónde han sido muy poquitos los que han reclamado ese protagonismo que tiene la profesión, no por el hecho de reclamar para salir en el candelero, sino simplemente por si hubiera servido para que las medidas que se han tomado hubieran sido más eficaces, no me cabe la menor duda y hay países que ha tomado esa decisión y les ha ido bastante mejor que a nosotros, que por cierto nos ha ido bastante mal.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios