Díaz Farias, García y Gallardo visitaron ayer la balsa de regulación. / HOY

El regadío sostenible, la apuesta para la producción de alimentos

El proyecto de Villanueva del Fresno, con cultivos como frutales, higo o plantas aromáticas, genera unos 65.000 jornales en su zona de influencia

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, apuesta por un regadío eficiente y sostenible para contribuir desde la región a la producción de alimentos, ya que «todo a base de secano es imposible». «Ese posicionamiento ahora del sí o el no, como pasa con casi todo, también con el riego, o regadío sí, regadío no, será según qué regadío. Un regadío eficiente, sostenible, que ahorra gran cantidad de agua en estos momentos en los que tenemos que mirar con mucho celo y mucho mimo pues claro que no es solo una apuesta que haya que hacer sino que la vamos a seguir haciendo», reafirmó.

Vara realizó estas declaraciones en Villanueva del Fresno, donde participó en un acto con motivo de la finalización de las obras de regadío en la zona, al que también acudieron el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo; la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García, y el alcalde villafrexnense, Ramón Díaz Farias.

El presidente autonómico recalcó que con los proyectos de regadío en Extremadura se quiere contribuir a la lucha contra la hambruna en el mundo, momento en el que criticó el «discurso contradictorio» de quienes por un lado dicen que hace falta producir más alimentos pero por otra parte que no quieren que esos alimentos se produzcan porque no quieren regadíos.

Además, apuntó que los regadíos en la región se llevan a cabo dentro de un contexto de compromiso con la sostenibilidad, la eficiencia energética y el ahorro, formando parte de un escenario en el que Extremadura se entrega «en cuerpo y alma» desde hace años para lograr una serie de objetivos que se están consiguiendo –incidió– toda vez que casi el 60 por ciento del regadío en Extremadura ya es por goteo.

Por su parte la consejera de Agricultura mostró su satisfacción por el proyecto villafrexnense, que hoy es «una realidad», y reconoció la labor de quienes lo han hecho posible. En esta línea, y respecto al año 2023, avanzó que el Gobierno extremeño destinará 80 millones de euros para la modernización del regadío en la región. «Esa tiene que ser la apuesta para ganar la batalla del futuro», subrayó.

En el turno de intervenciones, el alcalde de Villanueva del Fresno, Ramón Díaz Farias, se mostró «muy satisfecho» con esta actuación, con la que se recogen los frutos de años de trabajo. De hecho, esta zona regable, con cultivos como frutales, higo o plantas aromáticas, genera unos 65.000 jornales en su territorio de influencia. Un proyecto que ha propiciado, además del empleo, «desarrollo económico y fijación de la población, para que de aquí no nos tengamos que ir por no tener oportunidades», señaló Díaz Farias.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, recordó que el primer edil villafrexnense tuvo dos opciones. Repartir los 2,5 millones de euros recibidos como compensación tras la construcción del Alqueva o «producir un beneficio futuro», y el alcalde, «acertadamente», optó por la segunda. Por eso, como dijo, «lo que hoy tiene Villanueva del Fresno es esperanza para encarar el futuro de forma diferente».

EL presidente Fernández Vara firmó en el libro de visitas. / CEDIDA

El proyecto

El proyecto de transformación en regadío de 500 hectáreas de la finca comunal ha contado con una inversión que alcanza los 4 millones de euros, de los que la Junta de Extremadura, a través de los fondos Feader, ha proporcionado en torno a 3. Por su parte la Diputación pacense y el Ayuntamiento han aportado casi 700.000 euros. Con la inversión de la institución provincial se ha ejecutado una balsa de regulación de agua, con una capacidad de 26.000 metros cuadrados.