La modificación del Plan Territorial de Alqueva permitirá la instalación de restaurantes, hoteles y acampadas

Embalse de Alqueva en el Molino de Porras./A.P
Embalse de Alqueva en el Molino de Porras. / A.P

La Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio hace públicas la aprobación de las modificaciones solicitadas por el Ayuntamiento sobre las zonas del Castillo de Cuncos y el Molino de Porras en la ribera del embalse de Alqueva

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

La Junta de Extremadura ha hecho públicas, en esta semana, las modificaciones realizadas a través de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, sobre el Plan Territorial de la regulación de las zonas turísticas y recreativas de ribera del embalse de Alqueva en Villanueva del Fresno.

En dicho expediente se especifica que en los documentos que se tramitaron inicialmente y que fueron expuestos al público se permitían instalaciones turístico hosteleras, en la zona denominada como Molino de Porras situada en Villanueva del Fresno, que es objeto de esta modificación.

Sin embargo, en el documento que fue aprobado definitivamente se especificó para esta zona que no podría contener esas instalaciones turístico-hoteleras, sin que consten en el expediente las circunstancias que ocasionaron este cambio.

El Ayuntamiento de Villanueva del Fresno a través de su alcalde Ramon Diaz Farias, dio traslado a la Consejería de Fomento de esta circunstancia mediante escrito, que se refiere al expediente alegaciones Plan Territorial del entorno del embalse de Alqueva, (dado que los usos recreativos, educativos o científicos, previstos en esta zona turística y recreativa estarán vinculados a actividades que se basen en sus valores culturales y ambientales) por lo que se considera que son perfectamente compatibles con la presencia de una ZEPA, Zona de Especial Protección para las Aves.

En 2011 se adoptó el acuerdo de formulación del Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, por el cual se inició el período de redacción de la modificación del artículo 47 de la normativa. En julio de 2017 se inició la modificación actual cambiándose también el artículo 46, con el que entra en vigor el Plan de Gestión de la ZEPA- ZEC Dehesas de Jerez.

En la memoria de ordenación del Plan Territorial vigente denominado 'Zonas turísticas y recreativas de la ribera del embalse' se indica que, se considera al embalse de Alqueva como una nueva oportunidad para diversificar el sector productivo de la comarca.

Así para el turismo que gravita en torno a los valores paisajísticos naturales y recreativos de la lámina de agua de Alqueva se establecen una serie de zonas, en las que se contempla el desarrollo de actividades turísticas y recreativas.

De esta forma las modificaciones para la zona del Molino de Porras, incluye un nuevo acceso definido gráficamente. Además, ahora podrá acoger instalaciones turístico-hoteleras consistentes en hoteles rurales y restaurantes y áreas de acampada para desarrollar los usos recreativos, educativos y/o científicos vinculados a su valor cultural y ambiental y a la presencia de una ZEPA.

Así mismo, la zona del Castillo de Cuncos también contará con un nuevo acceso definido gráficamente, que igualmente acogerá usos recreativos, educativos o científicos vinculados a su valor cultural y ambiental, para lo que contará con una zona ligada a los valores arqueológicos del ámbito, pero sin instalaciones turístico-hoteleras.

Respecto a las condiciones de diseño, entre otras, la distancia máxima de los puntos de referencia determinados, con la zona turístico-recreativa será de 2000 metros. Podrán distribuirse edificaciones diferenciadas incluso con marcas comerciales diferentes, siempre que exista coordinación en la gestión de cada una de las zonas y se garantice el acceso público a la lámina de agua.

Lámina de agua en la costa villanovense.
Lámina de agua en la costa villanovense. / A.P

Las instalaciones deberán contar con sistemas de depuración autónomos, salvo conexión a la red municipal de saneamiento. La longitud máxima del frente a la lámina de agua, con elementos artificiales como embarcaderos, playas artificiales, pantalanes flotantes que alteren el perfil natural del terreno no podrá superar los 200 metros.

Dichas alteraciones y cualquier intervención sobre el dominio público hidráulico o sus zonas de afección deberán ser objeto de autorización expresa por parte de la Administración titular de dicho dominio.

Se establece la posibilidad de edificar un máximo de 10 metros cuadrados de techo, por cada 100 metros cuadrados de suelo, sin poder superarse los 10.000 metros cuadrados por zona turístico-recreativa.

Al menos un 75% de la superficie edificada se destinará a usos turísticos hoteleros pudiendo dedicarse el resto a usos complementarios, quedando prohibido el uso residencial, salvo la vivienda de guarda.

La altura máxima de las edificaciones será de planta baja equivalente a 10 metros, las edificaciones no podrán tener dimensiones longitudinales de más de 50 metros.

Serán posibles los albergues juveniles, los campings, las residencias corporativas, los centros de interpretación y actividades similares.

Se deberá asegurar la integración paisajística de la actuación en el diseño manteniendo al menos el 75% del pie de arbolado existente. Los viarios pavimentados y áreas de aparcamiento en superficie no podrán superar el 5% de la superficie total de la actuación.

La calificación urbanística de estos ámbitos se establecerá mediante el procedimiento definido en la ley vigente en materia de ordenación territorial y urbanística de Extremadura, la Junta de Extremadura podrá organizar concursos para la adjudicación de la calificación urbanística estableciendo para ello criterios de valoración basados en características técnicas y de contribución al desarrollo local, así como condiciones relativas al acondicionamiento de los accesos viarios