Oficina liquidadora de impuestos de la Junta de Extremadura. / HOY

Este martes entra en vigor la rebaja del impuesto de donaciones

Las operaciones se triplicaron en la región con la reforma anterior

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Extremadura suprime en la práctica el impuesto de donaciones, en una línea similar a las comunidades limítrofes de Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León, sin olvidar la importancia que tiene para la región los desplazados a Madrid, donde tampoco se paga este gravamen. La medida entrará este martes en vigor después de que el Diario Oficial de Extremadura publique hoy un decreto-ley con la reforma fiscal. Las personas que hayan presentado declaración por operaciones hechas desde el 1 de enero también podrán acogerse a la nueva bonificación.

No es la primera vez que la Junta elimina el impuesto de donaciones, ya que hace siete años se adoptó una reforma similar bajo la presidencia del popular José Antonio Monago. Una medida que llegó a estar 22 meses en vigor y que hizo que las operaciones de este tipo se multiplicaran por tres.

El decreto-ley aprobado por el Gobierno extremeño establece una nueva bonificación para las transmisiones en vida entre padres, hijos y cónyuges que será del 99% de la cuota hasta 300.000 euros de donación y del 50% hasta 600.000. Estos límites se amplían a 450.000 y 750.000 euros en caso de que la donación sea a una persona con discapacidad.

Asimismo, la norma suprime algunas reducciones de la redacción actual, ya que se ven mejoradas con la citada medida. Con la reforma la exención será casi generalizada en los casos más comunes. La Junta prevé dejar de ingresar unos 2 millones al año por esta medida.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la supresión en la práctica del impuesto incentivará las donaciones. Así fue hace siete años, cuando la Junta de Extremadura aprobó por primera vez una bonificación genérica del impuesto. En 2014 se registraron en la región 1.175 expedientes de donación, según los datos del Consejo General del Notariado. El 12 de febrero de 2015 entró en vigor una bonificación del 99% para los primeros 175.000 euros, del 95% hasta 325.000 y del 90% hasta 600.000. Hasta 300.000 euros, por tanto, la modificación actual es más beneficiosa para el contribuyente.

El resultado fue inmediato. En 2015 se produjeron en la comunidad 3.859 donaciones, la mayor parte de ellas en el cuarto trimestre, con 1.678. Es decir, solo en los tres últimos meses de ese año se realizaron más escrituras que en todo el ejercicio anterior.

Esta tendencia al alza se produjo después de que, tras la victoria electoral del PSOE en mayo de 2015, se anunciara que se suprimiría la bonificación del impuesto. Durante 2016 se siguieron produciendo donaciones hasta alcanzar un nuevo tope de 3.927 ese año. El 15 de diciembre se produjo la citada reforma, que hizo que en la práctica se volviera a cobrar este gravamen. En consecuencia, en 2017 se produjeron 898 transmisiones inter vivos; en 2018, 932; en 2019, 1.029; en 2020, 1.054; y en 2021, 1.211, según las estadísticas del Consejo General del Notariado.

El motivo es simple: muchos extremeños aprovecharon la bonificación para entregar en vida un dinero o unos bienes que, de haberlo hecho antes, hubiesen supuesto un pago importante para el receptor en forma del impuesto. De esa forma, las familias prefirieron no esperar a una herencia, lo que evita en el futuro el pago del impuesto de sucesiones. Pero para las cuentas públicas no hay diferencia, ya que las transmisiones por causa de muerte tenían entonces y tienen ahora la misma bonificación del 99%.

Ahora lo previsible es que se produzca un efecto similar, más cuando, según recoge el propio decreto-ley, se está a la espera de una reforma fiscal nacional que fije un tipo mínimo a este impuesto. Esto generará un mayor trasvase de dinero y por tanto podría incentivar el gasto, lo que se traduciría en mayores ingresos para las arcas públicas a través de IVA, IRPF y el impuesto municipal de plusvalías.

Además, hay que recalcar el efecto positivo que tiene la medida para las empresas familiares, que representan más del 90% del total de la región. La cesión en vida de estos negocios facilita su continuidad, algo que ya se incentiva con la redacción actual, pero a partir de este martes este tipo de operaciones podrán beneficiarse de una nueva rebaja fiscal.

El decreto-ley también contiene la supresión del recargo autonómico del impuesto de matriculación, excepto para los vehículos más contaminantes. En este caso, esta medida entrará en vigor el 1 de junio.