La localidad bate récords con tan sólo 10 hectáreas quemadas en lo que va de verano

Vista panorámica del incendio llegado de Mourào en 2018./CEDIDA
Vista panorámica del incendio llegado de Mourào en 2018. / CEDIDA

En la historia local reciente no se recuerda un verano con tan pocos incendios, desde el Parque de Bomberos municipal apuntan a la concienciación en prevención de los agricultores como causa de la bajada

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

Villanueva del Fresno registra un verano inusitadamente 'bueno' en materia de incendios, siguiendo la tendencia marcada en el verano anterior, en el que se engrosaron las cifras debido al incendio llegado de Mourâo en el que se calcinaron un total de 150 hectáreas.

Desde mayo a septiembre, meses integrados en la época alta de peligro de incendios, sólo se han registrado cuatro incendios en los que los dos de mayor importancia sucedieron en dos fincas de la carretera de Cheles y otros dos surgieron en diversas cunetas de la carretera, los cuatro fuegos tuvieron lugar en los meses de junio, julio y agosto y sumaron unas 10 hectáreas de terreno calcinado en total.

Ninguno de ellos se hizo 'grande' gracias a la rápida intervención de los agricultores, vecinos y a las dotaciones de los diferentes Parques de Bomberos Voluntarios de Villanueva del Fresno y de Mourào que procedieron a sofocarlos de forma inmediata.

Desde el Parque de Bomberos Voluntarios local se destaca que esta bajada de incendios se debe, principalmente a la concienciación y buen hacer de los agricultores, quienes han desarrollado una excelente técnica de cortafuegos que realizan a la hora de cosechar.

El jefe de Bomberos señaló a este Diario, que «los propietarios de las fincas se han dado cuenta de la eficacia y de la importancia de hacer estos cortafuegos para que las fincas no salgan ardiendo, así como de la valía de mantener el campo limpio con el mismo fin».

De esta forma, «en los campos de los Bienes Comunales, los parceleros y agricultores han planificado muy bien un diseño de cortafuegos para ir cosechando y haciendo cortafuegos en amplías cuadriculas para que en caso de que hubiera fuego no se llevara la cosecha por delante» añadió el jefe de Bomberos.

También la gente del campo tiene mucho cuidado de no arrojar cigarrillos al suelo, ni abandonar botellas de cristal. Así se está consiguiendo que se reduzcan los incendios en la localidad.

Desde el Parque de Bomberos se les indica la necesidad de realizar dichos cortafuegos, requisito de obligado cumplimiento por Ley exigido por la Junta de Extremadura. Los agricultores mantienen reuniones con miembros de Medio Ambiente los cuales les informan de la manera en la que deben rellenar las solicitudes para desarrollar las labores de cosecha.

Antes de iniciar dichas labores deben informar de la ubicación de la finca que va a ser cosechada, el perímetro en el que se va a actuar y los medios de prevención de incendios con los que se cuentan en dicha labor, de esta forma la Junta tiene localizadas las cosechadoras que están operativas para poder actuar con mayor eficacia en caso de incendios y controlar que se mantienen las normas de prevención.

Compromiso de actuación

Recientemente y tras el incendio que traspasó las fronteras de Mourào y Villanueva, el año pasado, los Parques de Bomberos Voluntarios de ambas poblaciones se han comprometido a acudir al incendio que siendo de proporciones medianas, registren en la otra localidad, aunque no se haya producido una petición de ayuda previa.

Cabe destacar que, este año se han incorporado tres nuevos jóvenes Bomberos al Parque local y se espera que próximamente se incremente el número de voluntarios. El único requisito es el de ser mayor de 18 años, todos los nuevos miembros reciben el equipo y la formación pertinente. También adquirirán una moto bomba manual que instalarán en uno de los camiones.