Escena de la obra 'Grosella' / A.P

Laura Moreira derrocha talento en su obra 'Grosella', un monólogo con trasfondo dramático

El Salón de Actos municipal acogió la obra de la actriz y narradora Moreira el pasado domingo 30 de octubre dentro del Programa D'Rule de la Diputación de Badajoz

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

Una triste chabola es el centro de la escueta escenografía en la que se apoya la historia de 'Grosella', protagonista del mismo nombre de la última obra de la narradora y actriz Laura Moreira.

La obra subió a las tablas del Salón de Actos municipal el pasado domingo 30 de octubre, englobada en el Programa D'Rule de la Diputación de Badajoz.

Durante 70 minutos la actriz Laura Moreira demuestra su valía de narradora y su talento como actriz, creando ambientes diferentes sin cambiar de escenario.

Moreira, embelesó al público asistente que absorto en la historia se mantuvo en un profundo silencio durante toda la obra.

A pesar del trasfondo dramático del argumento, la historia transcurre con un delicado guion que hace de la trama una obra amable.

Grosella es el nombre y la historia de una mujer chabolista, madre soltera y rebelde luchadora. Amante del vodka con zumo de naranja y de Nicassio, un exiliado de guerra, huérfano de madre y analfabeto de título.

Su verdadera pasión es Guindilla, su hija de tres años. Y su mayor miedo es que el viento, Servicios Sociales o la muerte misma le priven de ella, la única pertenencia valiosa que posee, su bien más preciado.

La obra es de la Compañía teatral 'Lakarraka en escena' y está escrita y protagonizada por la actriz Laura Moreira.

La dirección es de Eva Romero, el ayudante de dirección es Juan Antonio Mancha, la iluminación es de Rubén Camacho y la decoración de escenografía y vestuario de Javier Herrera.