Un gran rio es la novedad del Belén Parroquial, el cual se puede visitar a diario

Vista de la instalción del belén parroquial. /A.P
Vista de la instalción del belén parroquial. / A.P

La Parroquia de la Purísima Concepción abrió al público su Belén el pasado día 8 festividad de la Inmaculada Concepción, el montaje que fue inaugurado tras la procesión de la Virgen se podrá visitar cada mañana y después de la misa

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

El pasado 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, se conmemoró la festividad de la Virgen con la Santa Misa y la procesión que después transcurrió alrededor de la plaza. Finalizada la misma se procedió a la inauguración del Belén Parroquial, para lo que fue bendecido por el párroco Jesús Chacón.

Al acto asistieron numerosos fieles que esperaron expectantes el descubrimiento del nuevo montaje, que permanecia oculto por unos telones.

La instalación del Belén ha sido realizada por un grupo de voluntarios belenistas locales, integrado por Manuel Jesús Reviriego, María Fernanda Calvino y Emilio Guarino.

Durante más de una semana los belenistas han desarrollado el diseño que a base de papel kraft, espuma de poliuretano, cartón y elementos naturales como la tierra o las ramas de los árboles han conformado un paisaje espectacular, en el que este año por primera vez, han incorporado un gran río que nace en una cascada y que con una longitud de unos 5 metros recorre de punta a punta el portal.

Momento de la inauguración del belén
Momento de la inauguración del belén / A.P

Además, el portal exhibe las piezas que se incorporaron el año pasado, así como las numerosas casas procedentes de donaciones de diferentes vecinos.

Cabe recordar que, este belén está compuesto por valiosas piezas de los prestigiosos artesanos de Olot, taller belenista fundado en 1880 y especializado en piezas únicas de coleccionismo que destacan por la gran calidad y los acabados dentro del arte litúrgico cristiano.

Las piezas pertenecen a la década de los años 50 y fueron adquiridas por el párroco Don Pedro, cuya restauración fue realizada hace dos años por un grupo de voluntarios.

Según el inventario realizado en 1996 por el vecino Domingo Almeida, en aquel año el belén contaba con 49 figuras (humanas) un castillo, gallinero, pozo, doble arco, herrería, panadería, tendedero, molino de aspas y de agua, una colmena y 5 casas, además de diversas figuras de animales

El Belén se puede visitar cada mañana y después de cada misa.