Manuel Perera. / CEDIDA

Manuel Perera Novillero

«En este oficio sacrificas la juventud por un sueño que no es seguro. Dependes del toro»

Se vistió de luces con 14 años y ahora está a punto de dar un paso decisivo en su carrera: debutar con caballos en la próxima feria de Olivenza

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

El novillero villanovense Manuel Perera se vistió de luces por primera vez con tan sólo 14 años en Caminomorisco, Cáceres. A pesar de su corta edad, ya derrochaba madurez y seriedad. Siempre ha dicho que, en vez de dibujos animados, él veía toros, llevando dentro desde muy pequeño está pasión.

Sus comienzos fueron con Paco Corbacho, exnovillero local, quien le enseñó a dar sus primeros pases. Tras 4 años en la Escuela de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz, ha cosechado el trofeo 'Amadeu Augusto dos Santos' de Portugal, ha ganado los certámenes de 'La Oportunidad' de Vistalegre, Madrid, el III Bolsín 'Botijo de Filigrana' de Salamanca, el 'II Memorial don Pablo Mayoral', y el trofeo a la 'Mejor Estocada' ambos en Toledo, el trofeo de la Peña Taurina 'Luis Reina' por su temporada 2018. Ha sido el triunfador de los certámenes el IV Bolsín Ciudad de Llerena, el Ciclo de Novilladas de Andalucía, el VII Certamen de Diputación, el IX Certamen de Novilladas sin caballos Piña de Oro de Ávila, y ha resultado ganador de los festejos taurinos del año 2019 en Fuentes de León, entre otros galardones que le catapultan ahora a su próximo debut con caballos.

–¿En primer lugar hay que preguntarle en qué estado físico se encuentra?

–Me encuentro bien, sé que todavía no estoy al cien por cien, porque los dolores de cabeza son más intensos si hago demasiados esfuerzos. Pero me encuentro fuerte y cada día que pasa voy a mejor.

–El accidente de tráfico sufrido en febrero de 2019 supuso un antes y un después. ¿Qué cambios ha producido en su forma de ver la vida?

–Me ha servido mucho, sobre todo para cambiar la filosofía de vida porque, estamos hoy aquí y en realidad nos podemos ir en cualquier momento. Eso te hace ver que hay que vivir cada día al cien por cien e intentar disfrutar de todo al máximo.

–¿No se le pasó por la mente cambiar de profesión?

–No, nunca. Al revés, ha sido lo que me ha dado fuerza para recuperarme antes.

–¿Qué evolución ha tenido su toreo desde sus inicios hasta ahora?

–Creo que mucha, porque gracias a la Escuela de Tauromaquia he toreado mucho y ahora que ya voy a salir, tengo que estar muy agradecido a la escuela, a los maestros y a todo el grupo que la forma pues gracias a ellos he evolucionado mucho, tanto de cara al toro como fuera.

–¿Cómo definiría su trayectoria, va según lo previsto?

–Siempre quieres que las cosas salgan mejor de lo que salen, pero yo estoy contento con lo poco que he conseguido hasta ahora. Creo que la trayectoria sin caballos ha sido buena e importante, de hecho en muchos de los certámenes en los que he participado he triunfado.

–¿Cuándo y dónde será el debut con caballos?

–Será en Olivenza en la Feria del Toro, aunque todavía no sé más detalles. El cartel se presentará a finales de enero.

- ¿Qué va a suponer este cambio en su carrera?

–Será un antes y un después porque hasta ahora he estado bajo el amparo de la escuela, donde te lo dan todo en la mano, no tienes que preocuparte de nada, sólo de ser el mejor cuando estas delante de la cara del toro. Ellos son los que te ponen en los sitios, te llevan y te traen. Ahora me tendré que buscar la vida yo solo hasta que tenga un apoderado que se encargue de todos los temas que no son torear, como buscar novilladas para torear, el campo, etc.

–¿Entonces ha llegado la hora de dejar la escuela?

–Sí, en la escuela sólo se está cuando se torea sin caballos.

–¿Soñaba con llegar a este nivel del toreo?

–La verdad es que se sueña con lo más alto, yo sueño con llegar a ser una figura del toreo, no con ser un novillero. Sé que es muy difícil y que hay que pasar mucho para llegar ahí, pero no hay nada imposible en esta vida con esfuerzo, dedicación y sacrificio.

–El último premio recibido ¿cuál ha sido?

–El de ganador de los Festejos Taurinos del año 2019 en Fuentes de León.

–¿Cuántos premios acumula ya?

–Uff, si te digo la verdad, no lo sé, pero ya van unos cuantos.

–¿De todos ellos cuál es el más importante y cuál el más emotivo?

–Yo desde pequeño veía las novilladas de Canal Sur y soñaba con participar algún día en ellas. Por eso el premio más importante y emotivo para mí fue haber sido el triunfador del Ciclo de Novilladas de Canal Sur y gracias a ellos se me están abriendo muchas puertas.

–¿De qué torero está más cerca respecto a la similitud de toreo?

–A mi no me gusta parecerme a nadie, y sinceramente no lo sé. Intento beber de todas las fuentes y de cada torero sacar algo y aprenderlo, trabajarlo e ir cogiendo de todos para crear tu propia personalidad.

–¿Cómo ve el estado de la tauromaquia en el país, cree que desaparecerán los toros?

–No, los toros no van a desaparecer, eso lo tengo más claro que el agua. El maestro Enrique Ponce una vez dijo que, 'los toros desaparecerán cuando no haya un loco que sea capaz de ponerse delante de ellos'

–Próximamente Francisco Ríos Durán recibirá un homenaje por su implicación con los toreros. ¿Qué significa este hombre para usted?

–Una persona que desde que yo empecé me ha ayudado muchísimo. Se ha portado conmigo como mi abuelo, que desgraciadamente me falta. Lo quiero como si fuera de mi familia y no tengo palabras para agradecerle, es una persona que lo da todo sin pedir nada. Hacen falta en el mundo más personas como él

–¿Qué albero le queda por pisar que sea el sueño de su carrera?

–El de Las Ventas, en Madrid.

–Una vez debute con caballos, ¿Qué temporada le espera?

–Por ahora pinta mejor de lo que yo esperaba, todavía no lo puedo hacer público, pero hay cosas importantes que me tienen ilusionado, aparte de Olivenza.

¿Se siente bendecido con un don por su meteórica carrera o detrás se encuentra la disciplina y el entrenamiento?

–No sólo vale con ese don o vocación, que te puede dar Dios. Detrás lleva mucho sacrificio, esfuerzo, entrenamiento, estar pensando las 24 horas del día en el toro, que es por lo que yo estoy luchando. Sacrificas la juventud por un sueño que no es seguro, esto no es una carrera de estudio, aquí dependes del animal y de otros factores.

–Se ve profeta en su tierra?

–Donde más he toreado ha sido en Extremadura y la gente se porta bien conmigo y me apoya en todas partes, no noto diferencia entre lugares.

Cuando sucedió el accidente la web del HOY Villanueva del Fresno registró un seguimiento de miles de personas de España y Latinoamérica que seguían su evolución. ¿Se siente valorado por el público?

El accidente fue muy sonado y ha tenido para mí más de positivo que de negativo, con él he conocido a mucha gente, a muchísimos profesionales, he visto como se me ha valorado y han sabido reconocer el esfuerzo que he estado haciendo. A los dos meses y medio de pasar ya me estaba poniendo delante de un toro. Y nadie daba un duro por mí el año pasado así que sí, me siento valorado por el público.

–¿Qué le queda por aprender de sus maestros Luis Reina y de 'El Cartujano'?

–Son dos personas que conmigo siempre se han portado muy bien y han puesto todo de su parte para que saliera de ahí con todos los conocimientos posibles. En esta profesión nunca se deja de aprender, ni la máxima figura del toreo lo sabe todo, porque cada animal es un mundo.

–¿Desde el primer traje prestado hasta ahora, cuántos tiene ya en propiedad?

–Sólo tengo tres, porque voy comprando y vendiendo, los novilleros tampoco nos podemos permitir tener muchos trajes.

–¿Se ve toreando con 40 años?

–Sí, por lo menos yo así lo quiero.