IN MEMORIAM

«Me desviví por dejar constancia de la actualidad de Villanueva en el HOY»

Alfonso Fernández y Fernández, que fue corresponsal del Diario Hoy durante muchos años. En este enero se cumplen 50 años de su nombramiento. A.P/
Alfonso Fernández y Fernández, que fue corresponsal del Diario Hoy durante muchos años. En este enero se cumplen 50 años de su nombramiento. A.P

En este enero de 2019 se han cumplido los 50 años de su nombramiento como corresponsal de HOY. Con este motivo reproducimos esta entrevista hecha un año antes de morir como homenaje a su memoria

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

Este enero de 2019 se cumplen 50 años del nombramiento como corresponsal del Diario Regional HOY de don Alfonso Fernández y Fernández. Su designación fue realizada desde la dirección de este diario a finales de diciembre de 1968, debido al cese del anterior corresponsal (primero en desarrollar esta labor durante muchos años) el maestro nacional don Horacio Andrino Sánchez, que fue alcalde de 1946 a 1948. Andrino, dejó su puesto por decisión propia debido a su débil estado de salud que le causó el fallecimiento un año después. El también maestro nacional Alfonso Fernández, tomó su cargo en enero de 1969, sustituyendo así al veterano y benemérito Andrino.

Alfonso Fernández y Fernández nació en Villanueva del Fresno, en el seno de una familia de labradores, el día 15 de octubre de 1935. Cursó los estudios de primaria en las Escuelas Públicas de la localidad y allá por 1945 se marchó a Badajoz para cursar el Bachillerato en el colegio Nuestra Señora del Carmen de los Hermanos Maristas. Posteriormente fue a la escuela Arias Montano para cursar Magisterio. Tras finalizar, ejerció como maestro en Alconchel Peraleda del Zaucejo, Villanueva del Fresno y en el Colegio Público 'Juventud' de Badajoz, en el que estuvo como director del centro durante varios años.

Así mismo, desempeño diversos cargos en el Ayuntamiento de Villanueva del Fresno, entre ellos el de alcalde y el de primer teniente de alcalde, en 1976, año en el que además, ocupó el cargo de diputado provincial representando a la Comarca de Olivenza.

Desde enero de 1969, año en el que publicó su primera noticia, hasta noviembre del año 2012, año en el que dejó sus funciones de corresponsal, desarrolló una intensa labor informativa consiguiendo que la actualidad local, de esos 43 años en Villanueva del Fresno, fuera reflejada con asiduidad a través de este diario.

En enero de 1976 recibió a propuesta del servicio español de Magisterio, la medalla de oro de la Orden de Cisneros.

Una calle con su nombre

El 4 de diciembre de 2009 el Ayuntamiento de la localidad inauguró una calle en el Ejido del Rollo con su nombre. Al descubrimiento de la placa celebrado en dicha vía, asistieron el alcalde de la localidad Ramón Díaz Farias, el director del periódico HOY, en aquel momento Ángel Ortiz, y el propio galardonado que pronunció unas palabras de agradecimiento, ante sus familiares y vecinos.

Alfonso Fernández, fue un hombre muy ligado a la juventud con la que trabajó incansablemente y con la mayor ilusión durante muchos años. Al jubilarse colaboró en la emisora local en la década de los 90 con un programa llamado 'Hemeroteca del Diario HOY' y posteriormente en el espacio 'Hace 30 años', a lo largo de su vida también colaboró con las publicaciones culturales de la localidad como las revistas de El Guijo y El Cinollo.

- ¿Cuál fue su primera noticia?

-Muy sencilla, incluía mi nombre, mi profesión y el hecho de que me hacía cargo de la corresponsalía del diario HOY.

- ¿Cómo vivió las noticias del suceso de Humberto Delgado y su secretaria?

-Yo llegué al periódico unos años después del hallazgo, pero las noticias siguieron sucediéndose sin parar durante más de 10 años, corrieron ríos de tinta sobre aquel suceso, parecía una película de suspense, fue muy interesante.

- ¿Cuál fue la noticia más triste que tuvo que enviar?

-Sin ninguna duda la noticia más triste que tuve que mandar fue la de la muerte de mi padre, fueron momentos muy duros en los que tuve que hacer la esquela y mandarla. Después hubo bastantes noticias de accidentes y bastantes de muertes, que también fueron muy tristes de realizar.

- ¿Cuál hubiera sido la noticia que más le hubiera alegrado publicar?

-Que hubiéramos conseguido que las tierras de los Bienes Comunales, pero no ahora sino en la década de los 70, se hubieran transformado en regadío para dar empleo a la gente.

- ¿En qué años fue usted alcalde?

De 1977 a 1979. Anterior a mí estuvo Wenceslao Álvarez, durante cinco años y anterior a él mi tío Emilio Fernández, que estuvo 25 años, y anterior a él Horacio Andrino, los cuatro éramos maestros nacionales.

- ¿Qué destacaría de su tiempo en el Ayuntamiento?

El trabajo que dedicamos a luchar por conseguir que los Bienes Comunales fueran transformados en regadío. En verano de 1976 siendo primer teniente de alcalde, realizamos una reunión en el cine con las autoridades, una sociedad y unos 600 vecinos, lo que demostraba la ilusión y el interés que despertaba el asunto.

Se querían transformar unas 5.000 hectáreas en regadío, instalar fábricas de transformación de los productos y una de piensos, crear una explotación de 1.500 vacas, construir y explotar un cebadero de reses vacunas con capacidad para 10.000 cabezas y construir un matadero, con lo que se crearían unos 500 puestos de trabajo fijos, pero después de mucho trabajar, al final no salió. Ahora que veo que en esta época se han conseguido los regadíos y que se ha demostrado que son todo un éxito, me hace muy feliz.

- Usted siempre estuvo muy unido a los jóvenes, ¿no?

-Siempre, me desviví porque estudiaran y también para que disfrutaran del fútbol y con mi Renault 4 L (que fue el primero que hubo en el colegio) me los llevaba a jugar a todos los pueblos cercanos. En algunas ocasiones íbamos los once allí metidos y alguna vez nos paró algún guardia, pero al ver que éramos un equipo de chiquillos nos dejaban seguir, fueron buenos tiempos.

- Por último, dada su larga trayectoria como corresponsal, ¿cuál es la tradición o fiesta que se ha perdido y que echa de menos?

Sin duda, la fiesta de 'Poncio y Pilatos y la Buena Mujer' de la madrugada del Viernes Santo, que se subía la mujer en el catafalco a cantar, mientras el maestro de música iba tocando, era un poco lúgubre, pero era la tradición. También las rondallas de los muchachos, que en otoño les cantaban a las muchachas, para que salieran al balcón y el baile del fandango extremeño.

Nota: esta entrevista fue concedida a la arriba firmante en junio de 2012 y nunca fue publicada. Con ella rendimos un homenaje al incansable amigo Alfonso Fernández y Fernández, que nos dejó en agosto de 2013. Dejó mujer, cinco hijos y seis nietos.

 

Fotos

Vídeos