Raúl Méndez ante las instalaciones de la nuve fábrica. / A.P

Raúl Méndez Boza Responsable de la fábrica de piensos Cepivva de Villanueva del Fresno

«Nuestro cliente es el ganadero que busca el mejor pienso para sus animales«

Desde hace más de 70 años esta familia de Villanueva se dedica, primero al molino, y después a fabricar piensos. Ahora prevé ampliar su fábrica y lo cuenta en esta entrevista

A. BARANDA/A. PARRA

Con más de setenta años de historia, Cereales y Piensos Villanueva (Cepivva) fabrica pienso para grandes animales (bovino, porcino, ovino, caprino y caballar). Sus productos están todos contrastados y son fabricados principalmente con materias primas nobles, más digestibles y asimilables y que, por lo tanto, ofrecen un mejor resultado. Raúl Méndez Boza, es la cuarta generación de molineros dentro de su familia y ahora es el responsable de esta empresa situada en Villanueva del Fresno y que próximamente inaugurará una nueva fábrica de piensos.

–¿Cómo llegó su familia aquí?

–Mi familia es parte de Villanueva del Fresno y parte de fuera. En concreto, mi bisabuelo vino desde Jerez de los Caballeros como encargado de la fábrica de harina que, curiosamente se encontraba en el mismo sitio de nuestra fábrica actual, y de la que acabó siendo el propietario.

–¿Cómo era su primer molino?

–Era un molino sencillo que montamos en la calle Universidad de Extremadura en el año 1975. En él se trabaja muy duro porque los medios eran en aquellos años más limitados. Aunque nosotros comenzamos con los cereales en 1942.

–¿Cómo han evolucionado los piensos desde entonces?

–La alimentación animal ha evolucionado bastante, ahora tenemos más información sobre los alimentos y sobre los animales y así conseguimos acercarnos más a las necesidades de nuestros ganaderos. Podríamos decir, que ha evolucionado desde el producto de la tierra que sembraban nuestros bisabuelos y que daban en grano a sus animales, a la molienda de estos cereales que llevaban a nuestro molino para después dar a sus animales, hasta ir añadiendo nuevos productos como la harina de soja, vitaminas, manteca, entre otros y granularlos en diferentes tamaños que es básicamente lo que hacemos hoy.

–La nueva fábrica será mucho más grande que la actual, ¿De qué volúmenes de trabajo hablamos?

–Sí, será más grande que la actual, además estamos incorporando nuevos sistemas para obtener un mayor control sobre todo el proceso de fabricación, para poder ofrecer así mejor calidad a nuestros ganaderos.

–Esta fábrica también será una de las más grandes del entorno, ¿Con qué poblaciones trabajarán?

–Nuestro objetivo es conseguir satisfacer a nuestros ganaderos y para eso necesitamos aumentar nuestra producción. De esta forma, además, podemos trabajar con ganaderos de poblaciones más lejanas y ampliar la logística de la empresa.

–Tras más de 70 años en el sector de la alimentación animal, ¿qué diferencia a Cepivva de la competencia?

–Cepivva es calidad, siempre pensamos en hacer el mejor pienso y nuestros ganaderos lo saben. Podríamos diferenciar entre dos tipos de ganaderos: el que busca el mejor precio, en detrimento de la calidad, y el que busca el mejor producto; este es nuestro ganadero. Está comprobado que cuando come un buen alimento, el animal responde mejor.

–¿Por qué no modifican su fórmula dependiendo del precio de las materias primas?

–Con esta pregunta reforzamos la idea anterior. Es costumbre –no la nuestra– modificar la fórmula del pienso para mantenerlo a un precio asequible, cuando el precio de los cereales cambia. Entendemos que modificar la fórmula desestabiliza el rendimiento del animal, por eso, no modificamos la fórmula, preferimos modificar el precio. De esta forma el animal recibe siempre la misma alimentación y el ganadero el mismo producto.

–¿Tienen mucho mercado internacional?

–Sí, tenemos bastantes relaciones comerciales con Portugal. Al estar tan cerca, no tienes la sensación de que es otro país.

–En 1942 comenzó su andadura, con la apertura del primer molino en 1975 y diversas mejoras en el 1986 y el 1992. ¿Por qué una nueva fábrica ahora?

–La necesidad de una mayor producción estaba limitando nuestras posibilidades de atender a nuevos ganaderos. En ocasiones, hemos tenido que decir que no a ganaderos si observábamos que no podíamos atenderlos bien. Por ello y para mejorar nuestra calidad, hemos emprendido este nuevo proyecto.

–¿Qué mejoras incorpora la nueva fábrica?

–Estamos incorporando nueva maquinaria y sistemas de control que harán que fabriquemos más y con mayor calidad. Nuestra nueva localización, más amplia y accesible, también será un punto a favor para desempeñar nuestra labor, seguir mejorando y conseguir ofrecer así más puestos de trabajo.

–¿La nueva fábrica presenta alguna particularidad frente a la antigua?

–Pues sí, de hecho, es muy importante para nosotros destacar el aspecto ecológico que tendrá la fábrica, ya que consumirá mucha menos energía debido al aprovechamiento de la fuerza de la gravedad y además vamos a reciclar la energía sobrante para utilizarla en otras partes del proceso.

–¿Cuándo acabará la obra?

–La previsión es que para febrero de 2020 esté finalizada.