Fallece la maestra doña Jacinta Almeida a los 99 años

Jacinta Almeida Rodríguez en una imagen de archivo./A.P
Jacinta Almeida Rodríguez en una imagen de archivo. / A.P

La que fuera abuela de la localidad en 2016 y maestra de la Escuela Unitaria durante 40 años, será enterrada en la Parroquia del municipio, este sábado 2 de febrero a las 11.00h

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

Jacinta Almeida Rodríguez, ha fallecido tras permanecer ingresada durante unos días en un centro hospitalario de la capital pacense.

Almeida, de 99 años ha mantenido hasta el último momento una mente clara y lúcida, que le ha permitido seguir con su vida cotidiana con toda normalidad.

La maestra está siendo velada por sus amigos y familiares en su casa. El entierro será este sábado 2 de febrero en la Parroquia de la Purísima Concepción de Villanueva del Fresno, a las 11.00h de la mañana.

Cabe recordar que, Almeida, fue maestra de la Escuela Unitaria durante 40 años. Es por todos cariñosamente conocida y recordada como doña Jacinta.

Nació en Villanueva del Fresno el 14 de septiembre de 1919. Su primera infancia transcurrió en el campo, junto a sus hermanas Ana e Isabel. Al cumplir los siete años, se fue a vivir con su tío, el poeta Francisco Rodríguez Perera, quien, tras terminar los estudios de maestro de Primera Enseñanza, se licenció en Filosofía. Cuando fue destinado a Villafranca de los Barros como profesor de latín se llevó, de nuevo, a su sobrina Jacinta, quien estudió allí Bachiller Superior durante seis años.

En plena guerra civil Jacinta regresó a su localidad natal junto a sus padres, lo que le sirvió para conocer a su familia, a la que sólo veía en vacaciones, durante diez años. Al finalizar la contienda Rodríguez fue destinado a Vélez, Málaga, como catedrático de latín, y ella se quedó en el pueblo.

En 1940 comenzaron en Badajoz los cursillos intensivos para graduados en Bachiller, con los que consiguió el título de maestra interina. En 1942 se casó en su localidad natal, con Rafael Chávez, cinco años mayor que ella quien estaba recién llegado de la guerra, fruto de su matrimonio tuvo cinco hijos, uno de los cuales falleció a temprana edad, después sufrió un aborto, quedándose con sus cuatro hijos; Ramona, Chari, Rafael y María Isabel. De ellos tiene siete nietos, y 11 biznietos.

Ejerció 40 años, desde 1944 hasta 1984, año en el que se jubiló. Comenzó a impartir clases en la Escuela situada en el antiguo consultorio médico, allí se hizo cargo de los párvulos por una sustitución. En esas clases llegó a haber grupos de 105 niños de tres y cuatro años.

Tras unos años fue destinada oficialmente a la Escuela Unitaria, instalada en el Mercado de Abastos, donde se impartía primero, segundo y tercero. Además, en su casa daba clases particulares a unos treinta niños que subían a cincuenta en verano, para poder sufragar los estudios a sus hijos.

Lectora incansable, en los últimos años, tenía que ayudarse de una lupa para poder realizar sus lecturas. De todos los inventos del siglo XX destacó, el ordenador, del que dijo que le parecía un invento asombroso con el que poder reunir tanta información, guardar multitud de textos, realizar complejas operaciones matemáticas y además comunicarse con gente de todo el mundo.

Hasta el final fue una persona de gran agilidad mental y buenísima memoria, que ejercitaba con sudokos, pasatiempos y multitud de libros.

En 2016 sus hijas recibieron en su nombre el reconocimiento y homenaje del Ayuntamiento como 'Abuela de la localidad'' con 97 años.