Borrar
La procesión del Resucitado fue la única que se pudo desarrollar. A.P
El encuentro entre la Virgen y el Resucitado puso fin a una Semana Santa marcada por la lluvia

El encuentro entre la Virgen y el Resucitado puso fin a una Semana Santa marcada por la lluvia

La mayoría de las procesiones fueron suspendidas siendo la del silencio en torno a la plaza de España debido a las adversas condiciones meteorológicas

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 3 de abril 2024, 12:34

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Esta Semana Santa fieles y devotos han visto con pena y resignación como la borrasca Nelson alteraba el programa de procesiones previsto.

De esta forma, debido a las continuas lluvias, los villanovenses estuvieron pendientes del cielo y del móvil para saber si las procesiones se suspendían o salían adelante.

La primera procesión de la Semana Santa suspendida fue la del martes Santo, en la que debería haber procesionado el Señor Orando en el Huerto y la siguiente la del miércoles Santo en la debería haber salido el Señor con la Cruz a Cuestas.

Las imágenes de la pasión tampoco pudieron salir el jueves Santo por el mismo motivo.

El viernes Santo la lluvia impidió realizar el recorrido trazado para las imágenes del Santo entierro, así como para la Virgen de la Soledad, que sólo pudo dar una vuelta en torno a la plaza de España suspendiendo el recorrido oficial de la tradicional procesión del Silencio.

Los pasos del Santo Entierro fueron admirados en el interior del templo debido a las precipitaciones.

Finalmente, el domingo de Resurrección se pudo realizar el encuentro del Resucitado y la Virgen tras el cual se ofició la Santa Misa.

La plaza de España se llenó de fieles en la mañana del pasado 31 de marzo, domingo de Resurrección. Desde la Iglesia de la Purísima Concepción partieron por puertas diferentes las tallas del Señor Resucitado y la Virgen (del Rosario o Santa María de las Flores) aún por determinar. Ambas acompañadas por un nutrido grupo de fieles, mayoritariamente hombres con el Señor y mujeres con la Virgen, junto a la banda municipal de Música.

Tras hacer un pequeño recorrido en torno a la plaza de España ambas imágenes se encontraron en dicha plaza, al son de la banda, representando el encuentro de la Virgen con su hijo resucitado.

Posteriormente las tallas, la de la Virgen portada sólo por mujeres y la del Señor por hombres, regresaron al interior de la Iglesia donde se ofició la Santa Misa, tras la cual la Banda Municipal de Música ofreció un mini concierto de cinco pasodobles.

Cabe destacar, durante toda la Semana Santa, la presencia de la Banda Municipal, así como de una veintena de mujeres ataviadas con la mantilla española preparados para procesionar, en caso de que hubieran salido las procesiones.

La VIrgen dio una vuelta a la plaza de España.
La VIrgen dio una vuelta a la plaza de España. A.P

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios