Ramón Díaz Farias Candidato a la Alcaldía por el Partido Socialista

«Habrá cultivos sociales en los regadíos para aspirar al pleno empleo»

Ramón Díaz Farias./A.P
Ramón Díaz Farias. / A.P

Tras 16 años al frente del Ayuntamiento aborda su quinta candidatura con la aspiración «de seguir transformando Villanueva del Fresno»

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

–¿Cuándo se presentó en 2003 pensó que estaría tantas legislaturas seguidas?

–Evidentemente no, mis antecesores inmediatos estuvieron tres y dos legislaturas, y yo estoy en la cuarta. La ciudadanía, democrática y libremente, decide quién es su alcalde y por tanto para mí es una satisfacción y un orgullo decir que los vecinos de Villanueva nos han revalidado la mayoría absoluta en esas 4 legislaturas.

Con sus procesos y vicisitudes en la organización del grupo, siempre hemos puesto por encima de todo los intereses del pueblo antes que los del partido.

–¿Cómo ha evolucionado como alcalde?

–De un chaval con 24 años a un hombre con 41, la forma de ver la vida es completamente diferente. En 2003 la oposición decía que «era un chaval joven y un niñato que vivía en casa de su abuela». Ahora soy un padre que vive con sus dos hijos, esa es la gran evolución personal. Para mí ese cambio, físico y mental, ha hecho que en ciertas cuestiones haya ido tomando nota y corrigiendo. He intentado estar pendiente de cuestiones, que para mí son muy importantes, tanto a nivel organizativo del Ayuntamiento como en realización de eventos.

Siempre he querido inversiones eficaces y eficientes con una utilidad real. Así hemos logrado que Villanueva evolucione hacia infraestructuras básicas, como los Pisos Tutelados y el Centro de Mayores. La obra estrella ha sido la de la plaza de toros, pero también la ampliación del colegio. Con ella trasladamos a los niños de las antiguas escuelas a unas nuevas instalaciones, en el entorno del parque del colegio. Donde además ubicamos otra gran obra, como es la guardería, que es un centro de Educación Infantil.

Dentro de las grandes infraestructuras ejecutadas se encuentran las carreteras que nos unen con Portugal, Alconchel y con Oliva de la Frontera, grandes inversiones que se han combinado con otras pequeñas como la del depósito de agua en la zona de la fuente.

–¿De qué logro se siente más orgulloso?

–De nuestros regadíos y de su ampliación, de eso es de lo que más orgulloso me siento. Aunque también,

de todos, al final de lo que se trata es de haber puesto a Villanueva en el mapa y haber recuperado un tiempo perdido. Cuando yo iba a la Junta de Extremadura a pedir que nos financiarán el pabellón polideportivo cubierto, me decían que era el pueblo de Extremadura con mayor número de habitantes sin polideportivo cubierto. Habían pasado años sin que nadie se hubiera preocupado de solicitar uno.

Por eso hay que poner en valor los logros de estos años, saber cuáles han sido esas grandes infraestructuras de fuertes inversiones, como la del pabellón en el que se han invertido unos 600.000 euros, de los que el Ayuntamiento puso una parte muy importante.

–¿Qué balance hace de este tiempo?

–Fundamentalmente hemos recuperado la alegría y el orgullo. Tenemos que poner en valor lo que tenemos y sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado. El Ayuntamiento actualmente cierra su ejercicio presupuestario con un superávit de unos 500.000 euros.

Hay que decir que la legislatura en la que Montoro fue ministro de Hacienda obligó a los ayuntamientos a recortar servicios públicos y a ponerles tasas. Esto ha hecho que haya pequeños ingresos en muchos sitios generando superávit, lo que nos permite destinar ese dinero a cosas que antes podíamos, como a cofinanciar la obra de ampliación de regadíos, en la que el Ayuntamiento tiene que aportar un millón y medio de euros, así como para la puesta en marcha de la central hortofrutícola que vamos a poner.

–¿Qué proyecto aún no ha conseguido?

–El proyecto que aún no se ha conseguido y que creo que para nosotros es muy importante, es el que fija la población al territorio. Mi gran obsesión desde el principio de nuestro mandato es conseguir el pleno empleo. En el año 2004 Villanueva tenía 10.000 euros de renta per cápita y en el año 2019 tiene más de 15.000 euros, lo que nos coloca en el número 42 de toda la provincia de Badajoz, un número importante si tenemos en cuenta que hay 180 municipios.

Queremos terminar de fraguar el proyecto de ampliación del regadío, para el que en estos días se va a publicar la licitación de las tierras, en las que hay un par de empresas interesadas, las cuales deberán trabajar cultivos que generen empleo en aquella época en las que hay más paro, como es el invierno, para que los trabajadores puedan trabajar a lo largo del año en su municipio. Con los nogales y la central de envasado de nueces, se cubrirá sobre todo en trabajo femenino, la parte del otoño. También es cierto que hay vecinos que pasan a Portugal a trabajar en las 130.000 hectáreas de regadío que hay gracias al pantano de Alqueva.

–¿Cómo define la lista que le acompaña?

–La lista está compuesta por gente como tú y como yo, es decir hombres y mujeres, más mujeres que hombres como en la lista anterior, que reflejan la sociedad actual de Villanueva. Sobre todo es gente trabajadora que no depende de la política para vivir y esto es fundamental porque te da otra libertad a la hora de decidir y a la hora de ejecutar las decisiones que interesen más a nuestros ciudadanos.

También es gente preparada, en mi primera lista la única persona con carrera universitaria era yo y en esta lista hay cuatro o cinco carreras y casi todos tienen estudios de Formación Profesional o similares. La gente preparada cada vez se implica más en política y nosotros llevamos gente preparada, joven y sobre todo ese músculo femenino que tanto nos aporta en nuestro día a día.

–¿Qué propuestas destacaría de su programa electoral?

–Intentamos que nuestro programa electoral sea un programa de gobierno, es decir que sea un compromiso ante el notario mayor del Reino, que son los electores, que deciden si quieren que sigamos o no frente al Ayuntamiento. Por tanto, son propuestas realistas hechas desde la consulta a los ciudadanos, a diferentes asociaciones y colectivos de la localidad, pero también desde la escucha activa.

El primer punto del programa electoral es un no rotundo a la mina de uranio, reafirmarnos que no vamos a dar ningún tipo de autorización, ni por acción o por omisión, para que se instale en nuestro término municipal una mina de uranio. En el programa electoral llevamos desde la construcción de un tanatorio hasta cubrir la pista de pádel, pasando por la realización de un camino perimetral al pantano de Cuncos para los pescadores, porque son demandas de la ciudadanía.

Además, se contempla la finalización de la obra de los Pisos Tutelados que generará 10 puestos de trabajo y la finalización de la ampliación de los regadíos con cultivos sociales. También llevamos cuestiones de transparencia en nuestro compromiso, por eso tengo mi declaración de bienes en el Portal de Transparencia del PSOE de Extremadura, para que los ciudadanos sepan cuál es el capital que tiene el alcalde, qué deuda tenía cuándo empezó y cuál al acabar la legislatura.

Estaremos pendientes de que se hagan las obras del colegio y seguiremos solicitando una ampliación del Centro de Salud.

–¿Qué le anima a continuar con una quinta candidatura, qué le queda por dar?

–Tras 16 años en el Ayuntamiento tengo un máster en gestión municipal y eso me anima a afrontar el reto de seguir transformando Villanueva. Conseguir que El Gurumelo sea Fiesta de Interés Turístico Regional, que los estudiantes se queden en este Instituto y dar visibilidad al colectivo LGTB, haciendo una sociedad más participativa con todos los colectivos.

–¿Cuál es su aspiración con su candidatura a diputado en la Asamblea?

–El partido ha querido contar con diversos alcaldes en esta candidatura, entiendo que para que los alcaldes tengamos esa representación en la lista de la Asamblea. Para mí es un orgullo ir en esa lista, aunque es difícil que sea diputado autonómico en alguna ocasión.

–¿Cuál sería su Villanueva ideal?

–La que crece en habitantes, porque eso supone que los servicios básicos están cubiertos, como el empleo, los servicios sociales, los educativos, formativos y de ocio. Internet permite hacer con un ordenador las gestiones del banco, del Sexpe, etc conectando el pueblo a la ciudad.