La talla de la Virgen de la Piedad será restaurada altruistamente en Badajoz

Virgen de la Piedad S.XVIII
VIRGEN DE LA PIEDAD

La publicación de la noticia sobre el mal estado de la imagen debido a la carcoma, primero en este medio digital y posteriormente en el Diario Hoy, ha posibilitado que esta joven restauradora se hiciera cargo de su tratamiento de manera desinteresada.

Suscriptora del Diario Hoy, cuando leyó la noticia llamó al ayuntamiento de la localidad, desde el cual le facilitaron el teléfono del cura párroco, que a su vez le puso en contacto con Juan Antonio Rangel camarero de la Virgen, con quien realizó una primera evaluación del estado de la imagen en la iglesia.

La talla será tratada de la carcoma, sometida a una radiografía y revisada con rayos ultravioleta para evaluar todos los daños que tenga, además le serán reparados todos los pequeños saltos de la pintura debidos a pequeños roces.

Isabel Casado es licenciada en bellas artes por la Universidad de Sevilla, en dos especialidades como son pintura y conservación y restauración de obras de arte.

Esta pacense nacida en 1983, acumula en su haber 10 años de trabajo, en los que destacan entre otros la restauración del Hotel Alfonso XIII de Sevilla, diversas restauraciones para diferentes cofradías de Extremadura y desde el año 2014 trabaja en su propio taller instalado en Badajoz.

Sus trabajos no sólo se limitan al arte sacro, además restaura obras pictóricas, pinturas murales, restauración de edificios en el sentido artístico (frescos, pinturas murales, exteriores) cerámica, muebles antiguos, retablos de iglesia, etc.

Para Isabel Casado es un placer poder ofrecer su trabajo de manera voluntaria para salvar dicha talla, (la cofradía sólo tendrá que aportar los materiales necesarios), y quiere explicar que los restauradores extremeños son tan buenos como los sevillanos, ya que todos salen de la misma escuela de la Universidad de Sevilla.

También denuncia que en esta profesión existe mucho intrusismo, a veces con la mejor intención pero con los peores resultados, principalmente por motivos económicos, que al final doblan el presupuesto pues llegado el caso hay que restaurar primero la "restauración casera" y realizar después la verdadera restauración.

La bella imagen del siglo XVIII que representa a la Virgen de La Piedad o de Los Dolores, es una talla de un innegable valor artístico perteneciente a la escuela granadina, siendo posiblemente la talla más valiosa de la Iglesia de la localidad.