El vecino Dionisio Mateos, partero vacuno. A.P
El vecino Dionisio Mateos, partero vacuno. A.P

"Mi don fue saber asistir a las vacas en los partos difíciles"

  • No es veterinario, pero su interés por esta disciplina lo llevó a ser un especialista en los partos de las vacas. Hasta los veterinarios titulados buscaban su consejo

Dionisio Mateos Pérez fue durante gran parte de su vida un 'partero vacuno' de carácter altruista, experto en partos difíciles. Aunque no cursó oficialmente los estudios de veterinaria, sí se leyó todos los libros de esa carrera que cursó su hermano mayor del que además aprendió la práctica en los múltiples casos en los que le acompañó.

Dionisio Mateos Pérez, nació en octubre de 1937 en Villanueva del Fresno, se crio en la calle Juan Carlos I, junto a su familia. Sus padres eran matanceros y propietarios de un comercio. Su madre era villanovense y su padre salmantino, aunque le llamaban El Castellano. Su padre llegó aquí por primera vez con 9 años y hasta que se casó y se estableció en Villanueva estuvo yendo y viniendo, pues su abuelo Joaquín, también salmantino, se dedicaba al comercio de las bestias, las compraba en Galicia (que eran más baratas) y las traía a Extremadura y a Portugal. Con el tiempo se hizo una casa para las temporadas que pasaban aquí. Cuando sus padres se casaron, su padre se dedicó a las matanzas y al comercio y en ese ambiente se crio hasta que se fue a la mili.

Conoció los malos años de la posguerra, la emigración de los 60 y el cambio que dio la vida en los pueblos, ya que la gente se marchaba fuera y mandaban dinero a sus familias, lo que mejoró el nivel de vida hasta el final de los años 80, en los que hubo un nuevo declive.

–¿Cuál fue su primer trabajo?

–Al regresar del servicio militar me independicé de mis padres porque ellos me dieron un trozo de tierra llamado 'La huerta de la alameda' y allí empecé a trabajar con obreros. En aquellos años todo lo que daba la huerta, fruta, verdura y hortalizas se vendía porque no llegaba nada de fuera.

–¿Una de las curiosidades de su vida es la pasión por la taxidermia, ¿Cómo aprendió a disecar?

–Siempre me han gustado muchísimo los animales he llegado a tener en casa a un lobo, una zorra, águilas, una lechuza, faisanes, entre otros. Y al regresar de la mili, hice un curso por correspondencia de taxidermia. Un estudiante de medicina que conocí en Madrid fue el que me dio las claves para disecar, porque había estado en la escuela del Museo de Ciencias Naturales, y me enseñó todo aquello que no venía en los libros. Yo enseñé al vecino Manolo Rastrojo, que durante un tiempo estuvo enfermo y no podía trabajar, y de esta manera pudo ganarse un dinerillo, le presté todos los libros y los utensilios y le pedía los productos para disecar. Y conmigo se portó estupendamente. Cuando se hicieron las reformas de las bóvedas de la Iglesia hice tres urracas para sortearlas y recaudar dinero.

–¿Cómo se especializó en atender partos vacunos difíciles sin ser veterinario?

–A mí se me daba muy bien el ganado, porque mi hermano mayor era veterinario y yo iba muchas veces con él para ayudarle y aprender. Todos tenemos un don en la vida y a mí se me daba muy bien asistir a las vacas, en aquellos años había muchas vacas de leche en el pueblo y cuando mi hermano se marchó a Burgos, quedaron dos veterinarios que eran muy mayores y en ciertos casos no querían ir. Sin darme cuenta empecé a ayudar, que si a un amigo, que si a un vecino y ya era casi una obligación, venían a diario a por mí (porque la vaca de leche suele dar muchos problemas, no sólo en el parto sino después con las fiebres, mastitis, salida de matriz, en fin, suelen tener muchos problemas). Y yo salvé muchos animales, lo puedo atestiguar con nombres y apellidos, y siempre de manera altruista, hubo personas que tuvieron algún detalle conmigo o con mis hijos, pero también las hubo que no me dieron ni las gracias. Al día siguiente del parto ni te miraban, aunque al mes siguiente volvían a por ti otra vez. Y yo como lo hacía por propia voluntad no tenía en cuenta eso y volvía a ir.

–¿Cuáles fueron los casos más difíciles que atendió?

–Cuando el becerro viene vuelto y hay que darle la vuelta dentro del vientre, el que viene muerto y hay que cortarle la cabeza para sacarlo mejor. Llegué a tener que ir de madrugada a asistir un parto a Portugal, de una vaca charolesa, de un amigo que era muy complicado y que conseguí solucionar. La familia nos dio una fiesta en su cortijo, en agradecimiento.

–¿Cuánto tiempo 'ejerció' como veterinario?

–Durante muchos años, pues me daba mucho cargo de conciencia que por mi culpa se le pudiera ir un animal a un ganadero y fuí de día y de noche a muchos casos, hasta que ya me cansé, por la edad y porque ya había un veterinario joven en el pueblo. De hecho, acompañé a varios veterinarios jóvenes en sus primeros casos difíciles, de los que sólo sabían la teoría, y que me pidieron el favor ya que solos no se atrevían a ir.

–¿Cómo llevaba su mujer ese oficio sin horario ni remuneración?

–A veces se enfadaba un poco por la ropa que traía manchada, pero siempre ha sido el gran apoyo de mi vida, en todos los trabajos que he desarrollado. Nos casamos en 1971 y tenemos dos hijos maravillosos y dos nietas fantásticas. También ha sido mi soporte en el comercio que acabé montando, tal y como querían mis padres, en la calle Cándido Fernández, del que ya estoy jubilado. Ahora como persona mayor que soy ayudo en lo que puedo a mis hijos.

Hace más de 30 años Dionisio Mateos se implicó con la Hermandad de Donantes de Sangre, y a través del coordinador de la Hermandad de Badajoz, Pepe Ambrona, introdujo esta acción solidaria en la localidad. Debido a su gran labor en todo este tiempo atesora diversas placas de reconocimiento.

HOY

HOYVillanueva del Fresno

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución bimensual gratuita de 1.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Quintana
    • Anunciantes